Image

Qué hacer en Benidorm

En pleno corazón de la Marina Baja, al resguardo de la sierra de Aitana y de cara al Mediterráneo se encuentra Benidorm. Este rincón valenciano puede presumir de tener un microclima que le regala temperaturas agradables durante todo el año y una media de 300 días de sol al año, los cuales permiten disfrutar al máximo de sus infinitas y cálidas playas y de sus coquetas calas. Su pequeño casco antiguo, decorado con el popular Balcón del Mediterráneo, su sabrosa gastronomía, su amplia oferta de ocio y cultura y su animada vida nocturna lo convierten en uno de los enclaves marítimos más concurridos de España. Si estás pensando en visitarla y te preguntas qué hacer en Benidorm, toma nota, te proponemos algunas sugerencias para que puedas extraer el máximo jugo a tu escapada.

Relájate en Poniente

No se podría entender Benidorm sin sus playas, pues no solo son la esencia de la ciudad, sino que conforman sus señas de identidad. Poniente, la cual extiende a lo largo de más de tres kilómetros al sur del puerto, es la más tranquila y sosegada, a donde acuden los locales y quienes no tienen intención de desesperarse en la búsqueda de un hueco para su toalla. Está decorada por un coqueto y ondulante paseo marítimo, por el que puedes pasear y sentir la brisa del mar, y dispone de carril bici. Como atractivos añadidos, y por si te preguntas qué actividades en Benidorm hay para el público infantil, tiene biblio-playa, área de juegos infantiles y plataformas flotantes, donde los pequeños de la casa (también los grandes) pueden pasarlo divinamente.

Expláyate en Levante

Entre Punta Pinet y Punta Canfal está Levante. Este arenal, cuya extensión es menor que el de Poniente, es más internacional. De hecho, si la visitas, te encontrarás con un buen número de turistas extranjeros, principalmente ingleses. Lo cual es una ventaja añadida, pues practicar el idioma con un nativo sin poner un pie en territorio británico es un privilegio único y prácticamente solo unido al ocio en Benidorm. Esta playa es más animada y está más concurrida. Quizás, buena parte de la culpa de este ajetreo sea su extenso paseo marítimo, el cual está repleto de chiringuitos, bares y garitos. Constituyen un auténtico imán para los más noctámbulos, quienes pueden ver el amanecer al ritmo de la música que pinchan djs de altos vuelos.

Báñate en soledad en la cala de Mal Pas

Justo entre estas dos playas se encuentra cala de Mal Pas. Está prácticamente recóndita, por eso cuando se busca qué hacer en Benidorm no es la primera opción que aparece en los resultados de los buscadores. Sin embargo, es un arenal muy recomendable para los viajeros que huyen de las masificaciones de sombrillas y de las elevadas densidades de toalla por metro cuadrado que imperan en las playas principales. Además, el entorno es prácticamente inmejorable, pues tiene vistas a la isla de Benidorm, popularmente conocida como "la isla de los periodistas". Y, como alberga la reserva marina de Llosa, se ha convertido en un lugar de peregrinación para quienes buscan actividades en Benidorm relacionadas con el mar, como submarinismo o snorkel.

Disfruta de una panorámica única desde lo alto de Sierra Helada

Quienes quieran disfrutar de actividades en Benidorm relacionadas con la madre naturaleza, desde luego no pueden dejar pasar la oportunidad de subir hasta la cumbre de sierra Helada. En lo más alto de esta montaña se alza La Creu de Benidorm. Se trata de una enorme cruz que, curiosamente, se colocó en los años 50 por iniciativa el clero local. Este pretendía redimirse religiosamente por haber autorizado el uso del biquini a las mujeres extranjeras. Sea como fuere, lo cierto es que el acenso hasta la cima constituye un paseo de excepción, el cual tiene recompensa: una panorámica inigualable con vistas a la ciudad y al entorno, mucho más mágica al atardecer.

Vive una experiencia única en un room escape

Diversión, ingenio, lógica y enigmas se conjugan en este tipo de juegos, que ya son una de las actividades en Benidorm más demandadas. Constituyen una auténtica experiencia interactiva, la cual permite, a diferencia de los videojuegos en los que se inspiran, disfrutar de una vivencia 100 % real. La oferta lúdica es amplia, de modo que encontrarás juegos con diferentes tipos de ambientación. Y en todos ellos la regla de oro es la utilización del ingenio, de la lógica y de la intuición para desentrañar el misterio y resolver las incógnitas planteadas.

Los incondicionales del mundo zombie que quieran disfrutar de una experiencia a lo The Walking Dead pueden decantarse por la actividad "Zombies en Benidorm" que ofrece la empresa Lockdown Escape Room Benidorm. Se ambienta en una base militar abandonada, la cual es invadida por una marabunta de muertos vivientes. Tú y tu equipo tendréis que idear un plan de escape. ¿Cómo lo haréis? ¿Asumes el reto?

Si te va más la temática histórica, las luchas por el poder, los enfrentamientos ideológicos y la resolución de enigmas al modo Sherlock Holmes, estás de suerte, porque esta misma empresa cuenta con el room escape "Guerra Fría". La actividad se ambienta en 1961, época en la que los estadounidenses y los soviéticos rivalizaban por ser el primero en llevar el hombre a la luna. Pero, sucede que un agente de la CIA sustrae los planos del cohete que tienen pensado enviar a la luna los rusos y desaparece. Encontrarlo es vital para recuperar los documentos y llevar a éxito la carrera espacial de Rusia. ¿Podrás hacerlo en 75 minutos?

Los entusiastas de las historias de intriga, de tensión y de miedo pueden decantarse por "El Orfanato ". Es una de las actividades en Benidorm más alucinantes, escalofriantes y perturbadoras, gracias a la cual tendrás la oportunidad de disfrutar de una vivencia única. Tu misión será entrar en un orfanato abandonado para averiguar qué sucedió con los niños que lo habitaban, los cuales desaparecieron misteriosamente o no... A medianoche acaba tu tiempo.

Diviértete en Terra Natura

Fauna, tecnología, arquitectura y espectáculos se fusionan en este moderno parque. Es uno de los más innovadores del país, pues se basa en el concepto de zooinmersión, es decir recrea hábitats carentes de barreras visibles que permiten disfrutar de experiencias inéditas, como si estuvieras en plena naturaleza. Se divide en tres zonas temáticas, Asia, América y Pangea, entre las que se reparten más de 1 500 animales de más de dos centenares de especies diferentes. Por si fuera poco, aquí también podrás ver más de cien especies de arbustos, arboles y cubresuelos o tapizantes originarios de diversas partes del mundo, sobre todo asiáticas y americanas. Su visita, sin lugar a dudas, es una de las actividades de ocio en Benidorm más solicitadas.

Pasea por el casco histórico de Benidorm

Entre medias Poniente y Levante, formando el acantilado natural de Punta Canfali, se extiende el casco antiguo de la ciudad. Pequeño y coqueto, está recorrido por un entramado de calles angostas y empedradas entre las que se cuelan algunos monumentos de valor, cuya visita es una de las actividades de ocio en Benidorm que deben hacer quienes quieran adentrarse en los orígenes de la ciudad.

Un buen punto de partida para comenzar la visita es el mirador de Punta Canfali, más conocido como el Balcón del Mediterráneo. Su encanto no solo reside en que constituye un bonito recuerdo del antiguo castillo -se levantó sobre sus ruinas-, sino que permite recrearse, desde su balaustrada en blanco inmaculado, de una panorámica de 360º del entorno, que comprende las playas de Poniente y Levante, la isla de Benidorm y la montaña del Puig Campana. Sin duda, un espacio creado a conciencia y pensado para no perder de vista el mar, cuya visita forma parte indiscutible del listado de cosas que versan sobre qué hacer en Benidorm.

El recorrido por el casco antiguo nos lleva a la iglesia de San Jaime. Se ubica en lo alto del cerro Canfali y destaca por la cúpula azul neoclásica que la corona. En su interior, guarda la Virgen del Sufragio, la cual, curiosamente, fue encontrada en una pequeña barca que vagaba a la deriva en el mar.

La mayor parte de las calles que integran el casco antiguo de la ciudad alicantina confluyen en la plaza del Castell. En este coqueto espacio aún se conservan algunos cañones en recuerdo al castillo que antaño se ubicaba aquí.

Adéntrate en el reino animal en Mundomar

Visitar este parque consagrado a la flora y la fauna marinas es un imprescindible del listado de cosas qué hacer en Benidorm, tanto para los que viajan en familia como para los apasionados de este mundo. En sus más de 60 000 metros cuadrados hay más de 80 especies de animales, entre los que se incluyen aves exóticas (pelícanos, flamencos, papagayos o cisnes), mamíferos marinos (delfines o leones marinos) y otras especies (monos ardilla, nutrias, suricatas, tortugas...) Este parque, además, ofrece un sinfín de actividades y experiencias, de modo que puedes nadar con leones marinos, dormir con delfines o alimentar a los lémures. A estas se añaden los espectáculos con delfines y con leones marinos, los cuales son una de las propuestas de ocio en Benidorm más emocionantes.

Sumérgete en las antiguas civilizaciones mediterráneas en Terra Mítica

Este parque temático constituye una cita de excepción con la historia antigua y con la diversión. Se ambienta en las grandes civilizaciones del Mediterráneo: Grecia, Egipto, Roma y Las Islas & Iberia Park. Cada una de ellas conforma un área con sus propias atracciones, espectáculos y actividades. Si quieres ver una réplica del faro de Alejandría o refrescarte en las Cataratas del Nilo, visita la zona de Egipto. Los que prefieran disfrutar de un espectáculo de gladiadores, uno de los shows de ocio en Benidorm que más expectación despierta, tienen que dirigirse a la parte de Roma. Para pasárselo en grande en una montaña rusa invertida o ver un teatro de títeres, hay que ir al área de Grecia. En caso de querer divertirse en atracciones refrescantes, hay que trasladarse a Las Islas & Iberia.

Zambúllete en Aqualandia

Este parque acuático constituye una excelente y divertida opción para los que buscan alternativas de ocio en Benidorm relacionadas con el agua y diferentes a las que se pueden practicar en las playas de la ciudad. Situado en un entorno inigualable, a los pies de sierra Helada, puede vanagloriarse de ser uno de los más grandes del mundo y de garantizar emoción, diversión y aventura a partes iguales. Sus más de 140 000 metros cuadrados están repletos de atracciones de todo tipo, para pequeños y mayores. Entre ellas se encuentra el tobogán más alto de Europa, con 33 metros de altura. Desde este se desciende a una velocidad de 100 km/h; la descarga de adrenalina está servida. Como atractivos añadidos, el parque cuenta con zonas de pícnic y varios locales de restauración, donde puedes reponer fuerzas para continuar con tu emocionante periplo por el parque.

Descubre la cala del Tío Ximo

Esta coqueta cala se enclava entre los escarpados acantilados del Rincón de Loix, a los pies de sierra Helada. Cubierta por mantos de arena negra de cantos rodados, constituye el secreto mejor guardado de la ciudad. Es el lugar de ocio en Benidorm preferido de sus habitantes, pues saben que, una vez hayan echado la toalla, no hay nada más por lo que tengan que preocuparse. Aquí, el baño en intimidad y en comunión con la naturaleza y el relax están garantizados. Por cierto, si te olvidas el bañador, no te preocupes, está permitido el nudismo.

Haz una excursión en barco hasta la isla de Benidorm

Things to do in Benidorm - Take a Boat to Benidorm Island

Things to do in Benidorm - Take a Boat to Benidorm Island

Esta isla, también conocida como "la isla de los periodistas", se encuentra, en Punta Canfali, justo en frente de la ciudad. Aquí, tan solo hay un restaurante, donde podrás saborear delicatessen mediterráneas, naturaleza y mar, cuyos fondos tienen una gran riqueza marina. De hecho, constituyen un imán para los amantes del submarinismo y el snorkel, los cuales pueden avistar de primera mano morenas, pulpos, sargos, bogas... Las excursiones parten de Benidorm y los barcos a menudo suelen tener suelo panorámico, el cual permite disfrutar de la gran biodiversidad de los fondos marítimos de esta isla.

Asciende al monte Puigcampana

El monte Puigcampana define la silueta de la ciudad y de prácticamente toda la Marina Baja, pues para eso es el segundo pico más elevado de Alicante. Los senderistas y montañeros que hayan buscado qué hacer en Benidorm relacionado con el alpinismo, seguro que han encontrado un sinfín de sugerencias que invitan a coronar la cumbre. Aunque hay varias rutas de ascenso con diferentes niveles de dificultad, en líneas generales todas están recomendadas para los más experimentados en este tipo de actividades. Sea como fuere, es una experiencia muy recomendable, que, además tiene premio: unas panorámica espectacular que incluye Benidorm, el peñón de Ifach y las sierras circundantes de Bernia o Helada.

Sube al mirador del hotel más alto de Europa

Al lado de la playa de Poniente, se encuentra el Gran Hotel Bali, el más alto de Europa y el sexto de nuestro país. Además de ser perceptible desde cualquier punto de la ciudad, perfila su skyline imprimiéndole un aire que recuerda ligeramente al de los Emiratos Árabes. Subir a su mirador, ubicado a más de 180 metros de altura, es una de las actividades imprescindibles del listado de cosas acerca de qué hacer en Benidorm. Y es que desde lo alto, tendrás la oportunidad de disfrutar a vista de pájaro la ciudad y la inmensidad y la belleza del Mediterráneo.

Saborea platos típicos de Benidorm

Por suerte, en Benidorm se muy come bien. Su recetario es multicultural, pues aúna las influencias árabes, las de los antiguos marinos que mercadeaban en la zona y las costumbres culinarias típicas de los pueblos del interior. El resultado es una larga retahíla de sabrosos platos, los cuales aportan infinidad de placeres gustativos. El arroz con marisco o con anchoas y espinacas o caldoso con salmonetes y calabaza, la cazuela de pescado, el pebrot (plato marinero a base de pescado azul), los calamares rellenos o los pasteles de boniato son algunos ejemplos de las propuestas típicas de la cocina de Benidorm. Saborear alguna de ellas forma parte casi intrínseca del listado de cosas sobre qué hacer en Benidorm.

¿Cuáles son los lugares más recomendables donde probar estos manjares? Mal Pas, frente al iglesia de San Jaime, es uno de los lugares predilectos para saborear el arroz en cualquiera de sus modalidades de elaboración y las propuestas marineras más típicas. Por otra parte, en Ulia, al lado del arenal de Poniente, puedes degustar exquisitas paellas y mariscos. En Margem Restobar, en la calle Gerona, sirven un arroz negro delicioso, aunque también incluyen en su carta representantes culinarios de otras partes del mundo, como nachos, tacos o humus.

Goza la noche benidormense

Tras el ocaso del sol, la ciudad se transforma y muestra su cara más jocosa y festiva. Los incondicionales de la fiesta y la jarana salen a las calles, se acercan hasta las principales playas o llenan los bares y discotecas de la ciudad hasta altas horas de la madrugada. Y es que una de las actividades de ocio en Benidorm por excelencia es vivir su ambiente nocturno.

Los que buscan dónde ir o qué hacer en Benidorm para pasarlo a lo grande y vivir el ambiente de la ciudad, solo tienen que acercarse hasta la playa de Levante. El paseo que la recorre está repleto de bares, pubs y discotecas célebres, como Penélope o Richard New Look, que no tienen en cuenta el reloj y echan el cierre bien entrada la mañana.

La zona antigua es la dirección recomendada para quienes buscan un ambiente más local, con mayor presencia de benidormenses, y alejarse de la horda de viajeros que en la época estival invaden las zonas más céntricas de la ciudad. En esta parte, concretamente en el pasaje de Tugar, hay varios bares y pubs muy concurridos.

Si entre tu listado de cosas sobre qué hacer en Benidorm se encuentra disfrutar de una fiesta a la inglesa, acude al Rincón de Loix. En este territorio británico de ultramar, entre los locales conocido como "zona guiri", el desenfreno, la desinhibición y la algarabía mandan. Aquí podrás disfrutar de shows, de strepteases, de espectáculos musicales y de un sinfín de actividades más, que se extienden sin mucho problema hasta bien entrada la mañana.